sábado, 21 de agosto de 2010

Unidad didáctica: el lenguaje musical

  1. Realizado por:
    José Alberto Solana Castro


    INTRODUCCIÓN

    En la actualidad, la concepción mas holistica de la educación posibilita el desarrollo de la personalidad completa de los alumnos, se valora más la educación musical y se le otorga toda importancia que le corresponde en la tarea educativa.

    OBJETIVOS BÁSICOS EN LA EDUCACIÓN MUSICAL

    Los alumnos de la educación primaria deben desarrollar un conjunto de capacidades relativas a la educación musical. El objetivo prioritario de esta área es proporcionar una formación básica a los alumnos en cinco ámbitos diversificados.
    Al finalizar la educación primaria los alumnos deben haber alcanzado un conjunto de objetivos básicos. El docente debe tener presentes estos diferentes bloques de contenido así como los objetivos correspondientes que forma dicho conjunto. Los contenidos son múltiples, pero los expertos coinciden en afirmar que los cinco bloques básicos para trabajar en esta etapa son:

    la educación del oído
    el lenguaje musical
    la audición
    la danza y el movimiento
    la voz y la canción

    El lenguaje musical

    El alumno en su etapa escolar debe desarrollar ciertas capacidades relacionadas con el lenguaje musical. Dicho lenguaje es el código específico y convencional que le permitirá reconocer, interpretar utilizar de forma autónoma los elementos de la música. El aprendizaje del lenguaje musical debe llevarse a cabo a lo largo de toda la educación primaria. Es un código complejo que requiere unas estructuras que deberán irse ampliando y potenciando a través de múltiples actividades. Introducir a los niños al lenguaje musical en edades tempranas permitirá un primer acercamiento a distintos ritmos y melodías de complejidad creciente conforme se vaya avanzando en los distintos niveles. Así pues, el estudio y desarrollo del lenguaje musical será uno de los contenidos recurrentes que habrá que tratar a lo largo de toda la etapa el aprendizaje del lenguaje musical se concretara en objetivos como:

    Reconocer, interpretar y utilizar de forma autónoma los elementos del lenguaje musical aprendidos.
    Interpretar, improvisar e inventar ritmos y/o melodías, individual o colectivamente.
    Esforzarse para conseguir una precisión rítmica y una buena afinación.

    Con diferentes ejercicios que favorezcan la interiorización y la memoria rítmica, los alumnos deben ser capaces de interpretar, improvisar e inventar ritmos y melodías, sintiéndose así participes de la actividad musical al introducirse en la comprensión del código especifico de la música.
    En este ámbito deberán lograrse, además, otros objetivos.
    Practicar los elementos del lenguaje musical a través de la lectura y la escritura de dictados rítmicos y melódicos.
    Reconocer, auditiva y gráficamente, los elementos aprendidos del lenguaje musical, a partir de pequeñas interpretaciones y audiciones.

    Es importante practicar los elementos del lenguaje musical con los dictados, la lectura y la escritura, a partir de audiciones y pequeñas interpretaciones de los alumnos, ya que son elementos importantes para asentar el aprendizaje de dicho lenguaje. A su vez estas actividades deben ser una fuente importante para la evaluación del aprendizaje, ya que permiten seguir el proceso de adquisición de conocimientos básicos con respecto al lenguaje musical.

    LOS CONTENIDOS EN EL ÁREA DE EDUCACIÓN MUSICAL

    Existen multitud de contenidos que pueden ser trabajados en el área de educación musical. Estos contenidos deben orientarse a que los alumnos realicen una aproximación a la música desde los cinco ámbitos principales ya mencionados.

    Contenidos relativos al lenguaje musical

    El aprendizaje relacionado con el lenguaje musical debe materializarse a través de dos contenidos básicos:
    Los valores de redonda, blanca, negra, corchea, semicorchea, corchea con puntillo, así como las pausas correspondientes a los valores de redonda, blanca, negra, y corchea
    Compás 2/4, 3/4, 4/4. Cuando se inicia el aprendizaje del lenguaje musical en los niveles básicos se debería trabajar especialmente el ritmo y el valor de la blanca, la negra, y la corchea, así como sus silencios correspondientes, ya que constituyen los valores más sencillos para su reconocimiento auditivo, su imitación y su ejecución.

    En edades posteriores se pueden introducir las figuras rítmicas de la redonda, la semicorchea y la blanca con puntillo, incrementando a la vez valores y ritmos más complejos. También deberían empezarse a trabajar los compases de 2/4, 3/4, 4/4, que van acompañándoos de conceptos como los valores de cada figura musical, los tiempos y figuras que entran en cada compás, las líneas divisorias y la doble barra final. Esto permitirá hincar a los alumnos en la lectura de las notas musicales. El aprendizaje de todos estos contenidos posee un alto valor educativo, ya que ofrece la posibilidad de descifrar, entender y crear el lenguaje musical.
    En los últimos niveles de primaria se siguen trabajando los valores y figuras rítmicas de los niveles anteriores ( redondas, blancas, negras, corcheas, semicorcheas), introduciendo las pausas de todos los valores y los puntillos.
    Como puede observarse, la presentación de los contenidos va tomando una complejidad creciente conforme va avanzando la educación primaria. Este tratamiento no implica que el aprendizaje de los contenidos básicos para la educación del oído deban abandonarse en los siguientes niveles educativos. La insistencia en dichos contenidos será fundamental para asegurar un mejor y más completo aprendizaje de los principales elementos de la música.

    LOS MATERIALES DIDÁCTICOS EN EL ÁREA DE EDUCACIÓN MUSICAL

    Como en todas las áreas curriculares, existe en educación musical un conjunto de materiales didácticos que permiten desarrollar los contenidos son un soporte tanto para la actividad docente como para el proceso de aprendizaje del alumnado.

    Actividades didácticas y lenguaje musical

    Para que los alumnos tengan la oportunidad de experimentar y avanzar en la educación musical es necesario que utilicen un lenguaje especifico. La música es un lenguaje universal, mundialmente conocido, y es el docente quien, mediante diferentes recursos y actividades, enseñara a sus alumnos este lenguaje convencional.
    Las actividades y recursos para trabajar el lenguaje musical tienen como objetivo acercar al alumnado al aprendizaje de los códigos del lenguaje musical. Las actividades que se proponen a continuación son aplicables a los diferentes niveles educativos siempre que la dificultad vaya aumentando conforme el nivel educativo de los alumnos avance.

    Una actividad orientada al aprendizaje de la lectura de las notas en el pentagrama es la llamada Concurso del pentagrama. Consiste en pegar en el suelo cinco cintas adhesivas formando un pentagrama y los alumnos han de saltar encima de la cinta correspondiente cuando el maestro diga el nombre de una nota. Con este juego los alumnos visualizan e interiorizan el nombre y la colocación de las notas dentro del pentagrama y les resulta más sencillo transferir dicho aprendizaje al pentagrama real.
    Para trabajara la afinación de las notas, una actividad interesante es el dictado oral con el método de la fononimia, utilizado por diversos pedagogos musicales como Kodaly y Ward. El docente ira marcando los signos con la mano y los alumnos irán entonando las notas, primero todos juntos y luego en cadena, uno por uno. Una vez aprendido el procedimiento básico de esta actividad, pueden salir y ser ellos mismos quienes indiquen los signos a sus propios compañeros.

    Otras actividades importantes de lenguaje musical son los ejercicios de ritmo. Para el aprendizaje del ritmo escrito, pilar del lenguaje musical, existen numerosos juegos y ejercicios.

    · Juego en eco, en el que el maestro da un ritmo y los alumnos lo contestan con la misma percusión y el mismo tiempo.
    · Encadenados rítmicos. En esta actividad se ofrece un ritmo a cada alumno que deberá repetir cuando sea su turno sin perder el tiempo y la pulsación. Para una mejor realización de la actividad es mejor disponer a los alumnos en circulo para que no haya confusiones acerca del momento en que tiene que intervenir cada uno.
    · Dictados rítmicos con instrumentos, percutiendo dos compases en eco. En esta actividad se realizan cuatro procedimientos básicos: escuchar, repetir, memorizar, y representar gráficamente.
    · Lecturas de tarjetas con formulas rítmicas. En esta actividad se realiza la asociación de un fonema rítmico a cada valor de la grafía musical. Esta actividad es fundamental dentro del método utilizado por Kodaly, donde los aspectos rítmicos y melódicos se presentan unidos de tal manera que no hay ritmo que no sea entonado, ni melodía sin su correspondiente base rítmica.
    · Seguir el ritmo. Los alumnos, en esta actividad, leen y palmean un motivo rítmico de cuatro tiempos. Posteriormente, lo leen con silabas rítmicas y llevan la pulsación con las manos. A su vez, puede añadirse un golpe de pie sobre el acento. Este mismo ejercicio pude llevarse acabo también con instrumentos escolares.

No hay comentarios: